Yoga: posturas, beneficios, ejercicios

Yoga: posturas, beneficios, ejercicios

La disciplina del yoga es extensa y contiene enfoques muy variados.

Antes de empezar con el yoga es importante saber qué es y cómo funciona. Asegurándote una práctica entretenida y segura.

El objetivo de este artículo es escribir una guía detallada sobre YOGA, mediante:

  • un análisis exhaustivo, investigando todas las fuentes posibles de expertos y maestros
  • comentando las experiencias personales
  • ofreciendo todos los recursos disponibles de las fuentes autorizadas en el Yoga.

Tratamos algunos aspectos fundamentales que te serán de ayuda a medida que aumentes la práctica en las posturas de yoga: indicaciones para realizarlo de forma segura, técnicas de relajación y respiración consciente, y coordinación de la respiración y el movimiento.

Sea cual sea tu edad, tu peso o tu flexibilidad, podrás practicar yoga y disfrutar de sus beneficios.

Cómo leer este artículo

Si solo tienes curiosidad por saber un poco más sobre el Yoga

Navega con libertad y aprende lo que más te interese.

Si quieres empezar a practicar Yoga

No necesitas todos los detalles. Solo una idea general. Lee los consejos.

Si eres un principiante o ya has recibido algunas clases

Presta especial atención al apartado la práctica del Yoga.

Si eres un profesor de Yoga o te interesa profundizar más sobre el Yoga

Hemos creado un espacio dedicado a las mejores referencias sobre el Yoga

El aspecto más importante es entender que el yoga es algo más que un método para recuperar la salud.

El yoga contempla la salud desde un punto de vista más amplio. Contempla la valiosa influencia de la mente y de las actitudes psicológicas en la salud física.

El significado del yoga

La palabra yoga proviene del sánscrito, idioma tradicional de la India. Significa ‘unión’ o ‘integración’, y también ‘disciplina’; de ahí que se conozca el sistema del yoga como disciplina que pretende unir diferentes niveles.El yoga nos ayuda a la integración psicológica. Nos ayuda a darnos cuenta de que formamos parte de un gran todo.

Los elementos esenciales del Yoga

La fisiología del yoga

En los últimos tiempos la investigación médica ha prestado más atención a los efectos del yoga. Se ha demostrado la capacidad de los yoguis de controlar conscientemente funciones autónomas o involuntarias. Además de que la práctica regular del yoga puede aliviar: artritis, fatiga, asma, varices, afecciones cardiacas…

La práctica del yoga incluye los siguientes efectos: incremento de la capacidad pulmonar y de la respiración; reducción del peso corporal, aumento de la resistencia al estrés y disminución de niveles de colesterol y azúcar en sangre. el resultado es la restauración de los sistemas naturales del cuerpo.

La historia del yoga

Los restos más antiguos se datan en el 3000 ac. Las referencias aparecen por primera vez en los vedas (textos sagrados de la India).

La base principal es en el Vedanta (filosofía recogida en los Upanisads)

La idea principal es que existe una realidad absoluta, una conciencia principal (Brahman), y que subyace en el universo entero.

El texto clásico sobre el yoga es el Hatha Yoga Pradipka (describe las diversas asanas y sienta la base del yoga actual).

Afrontando y corrigiendo los problemas más comunes

Tu prioridad el inicio o mantenimiento de la práctica del Yoga debe ser asegurarte una práctica fructífera.

Busca el equilibrio, practica a tu ritmo, olvídate del marcador (el yoga es paz, tranquilidad y armonía) y camina despacio.

Aprende nociones básicas de visualización o simplemente imagina durante un minuto antes de practicar cuales van a ser las posturas: imagina.

Sobre todo inicia la práctica en un estado de tranquilidad y entendiendo que no existe la postura perfecta. Reflexiona sobre el lema: lento, pero seguro.

Un aspecto importante sobre el yoga es reconocer que la función de las posturas es más importante que la forma. Por ejemplo, reconocer que la función de una flexión, de pie, consiste en estirar la zona lumbar. Siempre debes darte permiso para relajar las articulaciones y flexionar piernas y brazos.

Es de extrema importancia iniciar la práctica relajados. Para ello es conveniente realizar ejercicios al respecto antes de cualquier sesión de Yoga:

  • Practica en un ambiente tranquilo.
  • Regula la temperatura de forma adecuada
  • Deja pasar dos horas por lo menos antes de iniciar cualquier práctica
  • Cuando te tumbes coloca un pequeño cojín bajo la cabeza y otro bajo las rodillas.

Análisis de los tipos de Yoga más comunes

En la actualidad el yoga se practica con cinco enfoques generales:

  1. Mantener la forma física y la salud.
  2. Como deporte.
  3. Como terapia corporal.
  4. Como “estilo de vida”.
  5. Como disciplina espiritual.

Los tres primeros enfoques se agrupan dentro de lo que se denomina el yoga postural Y se centra en las posturas del yoga. El yoga tradicional, los dos últimos, tiene como objetivo mantenerse fiel a las enseñanzas tradicionales, tal y como se transmitían originalmente.

Tal vez el Yoga más en boga sea el yoga físico. Como indica Ramiro Calle:

” El yoga físico es una completa ciencia integral de la salud. Sus técnicas favorecen el cuerpo, sus funciones y energías. Se sirve del cuerpo como instrumento de bienestar y perfeccionamiento. Sus milenarios métodos son de gran eficacia preventiva, terapéutica y recuperativa. Incluye, entre otras, las técnicas de relajación y las posiciones corporales que permiten beneficiosos estiramientos sostenidos y automasajes muy profundos.

Estas posturas conocidas como asanas, activan y potencian todo el organismo, equilibran el sistema nervioso autónomo, sosiegan el ánimo y armonizan todas las funciones y energías psicosomáticas. Pueden ser realizadas por cualquier persona y, como no estresan el corazón, representan por excelencia la práctica idónea para personas mayores, del mismo modo que son también sumamente recomendables para adolescentes. Su práctica favorece la mente y el aparato emocional.”

Existen siete ramas principales del yoga. Todas pretenden llegar a la misma meta: la iluminación.

Hatha Yoga. El yoga de la disciplina física.

El Hatha Yoga utiliza el cuerpo como mediador, en vez de hacerlo mediante la mente o las emociones.

Bhakti Yoga. El yoga de la devoción.

Los practicantes del Bhakti Yoga creen que un ser supremo trasciende sus vidas, y se sienten llamados a conectarse con ese ser supremo mediante actos de devoción.

Jnana Yoga. El yoga de la sabiduría.

El Jnana Yoga enseña el no dualismo, basado en la idea de que la realidad es una, y que, por lo tanto, nuestra percepción de que existen muchos fenómenos es un error de concepto elemental. Estas cosas son reales en nuestro nivel de conciencia actual, pero no forman parte de una realidad paralela o distinta.

Karma Yoga. El yoga de la trascendencia de uno mismo.

El principio del Karma Yoga es actuar sin egoísmo, sin sentimiento de pertenencia y con integridad. La idea claves es que todas las acciones, sean corporales, vocales o mentales, tienen consecuencias a largo plazo, y de ellas debemos asumir la responsabilidad.

Mantra Yoga. El yoga del sonido.

El Mantra Yoga emplea el sonido para armonizar el cuerpo y centrar la mente.

Se trabaja con mantras, que pueden consistir en sílabas sueltas, palabras o frases.

El mantra más conocido es la sílaba sagrada om. Es el símbolo de la realidad absoluta, el yo o espíritu. Está compuesta por las letras a, u y m, y debe prolongarse la m con una ligera vibración nasal. La a corresponde al estado de vigilia; la u a la etapa del sueño; y la m al estado de sueño profundo; el sonido nasal representa la realidad suprema.

Yoga gurú: la entrega al maestro

El maestro es el eje central de la práctica espiritual. Se honra al gurú y se medita sobre él o

ella hasta que se produce una fusión.

Raja Yoga. El yoga real.

Raja Yoga significa literalmente ‘yoga real’ y también es conocido como yoga clásico.

El sendero óctuple (Sutra Yoga de Patanjali –  texto original del Raja Yoga). Ashtanga Yoga es otro nombre utilizado para designar esta tradición yóguica, el yoga de las ocho ramas (de ashta, ‘ocho’, y anga, ‘rama’). Las ocho ramas de esta corriente, diseñadas para conducir a la iluminación, son las siguientes:

  1. Yama. Consiste en evitar hacer daño, mentir, robar, cometer actos impuros y ser codicioso.
  2. Niyama. ‘Autocontrol’. Practicando las cinco virtudes de la pureza, la satisfacción, la austeridad, el estudio de uno mismo y la devoción por un principio superior.
  3. Asana. Objetivo principal: la meditación y la salud.
  4. Pranayama. Control de la respiración para aumentar y equilibrar la energía mental, la salud y la concentración mental.
  5. Pratyahara. Para interiorizar la conciencia y preparar la mente para las diferentes fases de la meditación.
  6. Dharana. Concentración o focalización mental, para la meditación yóguica.
  7. Dhyana. Meditación, la práctica principal del nivel superior del yoga. Samadhi. Éxtasis, o la experiencia de fusión interior con el objeto de contemplación.
  8. Tantra Yoga (comprende el Laya Yoga y el Kundalini Yoga). El yoga de la continuidad. El Tantra Yoga es una disciplina espiritual estricta que incluye rituales complejos y visualizaciones de deidades. Estas divinidades son visiones de lo divino, invocadas para ayudar al practicante de yoga durante su proceso de contemplación.

Los principios de los estilos más importantes del Hatha Yoga

Iyengar Yoga. Es el enfoque de Hatha Yoga más reconocido. Lo creó B. K. S. Iyengar, enfocándose en la práctica y por el empleo de numerosos materiales en las sesiones.

Viniyoga. Es el enfoque desarrollado por Shri Krishnamacharya. La fuerza de este enfoque reside en la respiración y en la práctica del yoga de acuerdo a las necesidades y capacidades individuales de cada persona.

Ashtanga Yoga. Fue creado por Shri Krishnamacharya y lo enseñó K. Pattabhi Jois,  El yoga dinámico es el término genérico para cualquier estilo que siga de cerca el Ashtanga Yoga, pero no tiene una serie de posturas esta blecidas. Hace hincapié en la flexibilidad y en la fuerza

Anusara Yoga. Esta variante con profundas raíces en el Iyengar Yoga  fue creada en 1997 por el profesor de yoga norteamericano John Friend, y su atractivo está en su enfoque centrado en el corazón.

Kripalu Yoga. Generado por Swami Kripalvananda (1913-1981) y desarrollado por su discípulo, el yogui Amrit Desau, consta de tres etapas adaptadas a las necesidades de los estudiantes occidentales.

Yoga integral. Desarrollado por Swami Satchidananda; este estilo pretende integrar los distintos aspectos del cuerpo y de la mente mediante una combinación de posturas, técnicas de respiración, relajación profunda y meditación.

Sivananda Yoga, Es la creación de Swami Vishnu Devananda (1927-1993), Esta corriente comprende una serie de 12 posturas, la secuencia del Saludo al Sol, ejercicios de respiración, de relajación y entonación de mantras.

Ananda Yoga. Esta corriente está fundamentada en las enseñanzas de Paramahansa Yogananda (1893-1952) y fue desarrollada por Swami Kriyananda (Donald Walters), uno de sus discípulos. Sus características particulares son las afirmaciones asociadas a las posturas.

Kundalini Yoga. No se trata únicamente de un enfoque independiente, sino de un estilo de Hatha Yoga, creado por el maestro sij Yogi Bhajan (1929-2004). Su objetivo es despertar el poder de la serpiente (kundalini) mediante posturas, control de la respiración, cánticos y meditación.

Yoga del lenguaje oculto. Esta corriente fue desarrollada por Swami Sivananda Radha (1911-1995), una discípula alemana de Swami Sivananda. Este estilo tiene como objetivo promover no solo el bienestar físico, sino también el conocimiento de uno mismo mediante la exploración del simbolismo de las posturas.

Yoga psicosomático. Esta variante del yoga fue creada por Eleanor Criswell, profesora de psicología por la Universidad Estatal de Sonoma, en California, que enseña yoga desde principios de la dé cada de 1960. El yoga psicosomático es un enfoque integrado para el desarrollo armónico entre cuerpo y mente.

Moksha Yoga. En su origen, estaba basado en el Bikram Yoga (en el punto siguiente) y es muy apreciado en Canadá. Se basa en la adopción de posturas tradicionales en una habitación caldeada alternadas con períodos de relajación. Defiende una filosofía ecologista.

Bikram Yoga. Es el estilo enseñado por Bikram Choudhury, quien alcanzó la fama como profesor entre las estrellas de Hollywood.

Yoga tri (desarrollado por Kali Ray)

Yoga del loto blanco (desarrollado por Ganga White y Tracey Rich)

Yoga jivamukti (desarrollado por Sharon Gannon y David Life)

Yoga ishta (desarrollado por Mani Finger)

Yoga forrest (una mezcla del Hatha Yoga e ideas de los indios norteamericanos, creado por Ana Forrest)

La práctica del Yoga

Técnica, consejos y trucos

Antes de plantearte cualquier tipo de práctica o ejercicio es conveniente que entiendas exactamente qué es el Yoga y qué tipo de disciplina supone; infórmate sobre las contraindicaciones, si las tiene para ti.

Hay posturas que debes evitar cuando estás menstruando o durante el embarazo, si padeces de hipertensión, o si tienes lesiones en las rodillas, hombros o en el cuello. Si padeces de alguna enfermedad debes consultarlo con tu médico antes de comenzar la práctica del yoga.

Aparte de leer este artículo hazte eco de otras fuentes (libros, vídeos, cursos, clases…).

Consejos y trucos esenciales:

  • El aspecto principal que debes cultivar (lo esencial de la práctica del yoga) son la atención y la respiración. Se consideran “las armas secretas del yoga”. la respiración consciente durante los ejercicios es la esencia fundamental.
  • Céntrate en hacer lo que mejor puedas en cada momento y olvida el perfeccionismo o la imitación de los demás. El propio poder del yoga hará que poco a poco consigas el nivel que puedes conseguir.
  • Escucha a tu cuerpo. Molestias, sensaciones de placer/dolor… confía en tus instintos.
  • Cuando inicies la práctica es aconsejable realizarla junto a otras personas para motivarte. Así como comentar tus experiencias a quien se muestre receptivo o receptiva a escucharlas.
  • Márcate unas metas adecuadas y coherentes con tu situación actual. Es decir, se realista. Plantéate la pregunta esencial: ¿Cuánto tiempo quieres o puedes dedicar a la práctica del yoga?
  • Solicita el consejo de un médico si tienes problemas de salud.
  • Adquiere el compromiso de superarte cada día y persevera celebrando los pequeños pasos que des cada día. La suma de pequeñas victorias diarias (efecto compuesto9 hace que casi sin darte cuanta obtengas todo aquello que te propongas.
  • Resulta muy útil una esterilla de yoga antideslizante, una manta o una toalla, algo que puedas poner en el suelo y te proporcione un mejor apoyo y mayor comodidad en algunos ejercicios.

Errores comunes en los principiantes de yoga

No sabes por qué quieres practicar yoga

Muchas personas comienzan la práctica del yoga sin saber su propósito. Esto puede llevar a una pérdida de la motivación, a que te preguntes en el medio de la clase ¿qué estoy haciendo aquí?

Tómate unos minutos antes de asistir a la primera clase y pregúntate: ¿Por qué quiero practicar yoga?

Compararte con otros estudiantes

En las clases de yoga puedes encontrarte con una variedad grande de personas con diferentes habilidades físicas y emocionales.

No escuchar a tu cuerpo

Queremos hacer posturas con un nivel de dificultad que no es acorde con nosotros. Terminas muy agotad@, y al otro día te levantas con dolores en todo el cuerpo y sin el más mínimo deseo de repetir una clase de yoga. Ve a tu ritmo

Terminas la clase sin hacer el ejercicio final de relajación

La mayoría de las clases de yoga terminan con un ejercicio de relajación.

Piensas que el yoga es solo una forma de ejercicio

Muchos de los nuevos practicantes tienen la idea de que el yoga es solo un ejercicio físico, y que sus beneficios giran todos alrededor del cuerpo. El yoga es la unión de la persona con su propia consciencia y la consciencia universal.

Yoga en un gimnasio o en una academia particular

Cómo elegir una buena clase de yoga y un buen profesor

Con tantos estilos de yoga disponibles, es fácil que te sientas personas un poco confundid@ sobre la elección correcta de una clase de yoga y de un profesor adecuados. Esta decisión es un paso importante para que tu práctica de yoga se complemente con tus necesidades a nivel físico, mental y espiritual. Elige un estilo de yoga que se adapte a tu edad y forma física.

Elegir la clase de yoga adecuada para ti depende de algunos factores: tu edad, personalidad, constitución, estilo de vida, lugar, condición física etc.

Si eres joven y estás en forma y tienes necesidad de quemar el exceso de energía, entonces podrías considerar una práctica más vigorosa. Si eres una persona mayor, es posible que busques algo más suave, una práctica con un enfoque en el estiramiento, fortalecimiento y el equilibrio.

O quizás lo que te atraiga del yoga sea la parte espiritual…

Recibe alguna clase inicial y comprueba si el profesor o profesora conectan con tus intenciones.

Yoga en casa

Ejercicios, consejos y artículos que puedes usar en la práctica del Yoga en casa

Para hacer yoga en casa, solo necesitas un pequeño espacio en algún lugar libre de distracciones, tranquilo, limpio y ventilado.

Es conveniente que uses ropa holgada, un pantalón de yoga es ideal, lo hay tano para mujer como para hombre. Lo principal es que puedas mover todas las articulaciones del cuerpo con comodidad. También es recomendable que practiques el yoga en casa sin zapatos ni calcetines, y así puedas sentir mejor el suelo, estar en contacto con la Tierra.

La práctica del yoga para principiantes requiere una especial concentración y un nivel grande de consciencia. Si estás practicando yoga en casa en solitario, es recomendable que veas algunas posiciones de yoga, o vídeos de yoga, o si puedes que vayas a alguna clase antes.

En cualquier caso, recuerda no hacer más de lo que tu cuerpo puede. Escucha a tu cuerpo, siempre, él será tu guía durante la práctica de yoga en casa.

Consejos para la práctica del yoga en casa

Te recomiendo que esperes unas 3 horas después de una comida para practicar Yoga. Evitarás mareos u otras posibles consecuencias.

Bebe agua unos 15 minutos antes de comenzar. Podrías comer alguna fruta, o beber algún zumo hasta una hora antes de que comiences la práctica, y así evitas que tengas demasiada hambre durante la sesión.

El mejor horario para practicar yoga en casa  es temprano por la mañana, antes de desayunar. Esta es la hora cuando nuestra mente está más calmada, y puedes llevar a cabo los movimientos con gran facilidad y vigor.  Si no puedes a esa hora, escoge cualquier momento del día. Fija un momento determinado del día para la práctica del yoga, pues te ayudará a mantener una práctica regular. Puedes empezar practicando yoga durante 15 minutos al día. No necesitas más, aunque posteriormente puedes extender la práctica de yoga por más tiempo (60-90 minutos).

Los ejercicios debes realizarlos en el piso, sobre una esterilla de yoga preferiblemente.

Para la práctica de yoga en casa busca un lugar bien ventilado, que tengas espacio para la práctica y donde se respire tranquilidad, libre de distracciones.

Las posiciones de yoga deben realizarse en un estado de paz mental. Llena tu mente con pensamientos de paz y serenidad y asegúrate de no cansarte demasiado durante la práctica, pues esto puede hacer que disminuya la concentración en la realización de las posiciones de yoga.

Concéntrate completamente en la posición que estás realizando. Enfoca tu atención en la parte del cuerpo afectada por cada posición, y alcanzarás mayor beneficio de la postura. La respiración es muy importante. Sigue las instrucciones específicas para respirar en la postura que estás realizando, o en la secuencia. De lo contrario, respira normal, de forma rítmica.

Realiza la práctica del yoga con paciencia y perseverancia. Si tu cuerpo no es flexible, puede que te resulten difícil la mayoría de las posiciones de yoga. No te preocupes si al principio no puedes hacer adecuadamente las asanas. La rigidez de los músculos y las articulaciones irá disminuyendo poco a poco.

Comienza por las posiciones de yoga más básicas, y cuando te sientas cómod@ experimenta con otras de más nivel.

Descansa entre las posturas.

Preferiblemente no fumes. Si eres fumador habitual, comenzar a hacer yoga y tu decisión hará que puedas dejar de hacerlo.

Evita la comida basura e intenta comer más frutas frescas y verduras. Esto ayudará al proceso natural de tu cuerpo de eliminar los productos tóxicos de tu cuerpo.

Una buena noche de sueño es fundamental para la práctica de yoga.

Controla las emociones que provienen del temor, y haz que tu vida gire alrededor de los sentimientos que provienen del amor.

Una clase de Yoga para principiantes

Tanto las posturas de yoga como las secuencias con ejercicios de yoga, están perfectamente diseñados para aliviar la tensión en el cuerpo. Las posturas de yoga sistemáticas, contraen o estiran los músculos del cuerpo, liberando tensiones y conduciendo a un profundo sentimiento de relajación.

A continuación expongo una clase de yoga para principiantes que podemos considerar típica. Lo ideal es que si eres nuevo en el yoga, aprendas las posturas de un maestro de yoga con experiencia.

Al comienzo de cada clase se hace una relajación inicial, donde te tumbas en el suelo en la postura de Shavasana – La postura del muerto o cadáver. En esta postura llegarás a sentir una completa relajación de los músculos y del sistema nervioso.

Cierra los ojos y enfócate en la respiración.

Saludo al sol

El Saludo al Sol es una secuencia clásica de doce posiciones de yoga. Esta rutina de calentamiento se realiza al inicio de muchas clases de yoga. Cientos de músculos se estiran y se tonifican en este ejercicio.

Relajación

Entre cada ejercicio de yoga para principiantes, puedes descansar en la postura de Shavasana o también en Balasana – El niño.

Levantar las piernas

No es una postura de yoga propiamente, pero es útil para estirar los músculos de los pies y calentarlos para otros ejercicios posteriores.

Salamba sarvangasana o la vela

Esta posición de yoga es una postura invertida que aumenta el suministro de sangre al cerebro.

Matayasana o postura del pez

Durante esta asana de yoga debes respirar profundamente, aumentando la capacidad vital de los pulmones y ayudando a mejorar problemas respiratorios.

Paschimothanasana o inclinación hacia delante

Esta postura extiende toda la parte posterior del cuerpo, aumentando la flexibilidad de la columna lumbar y mejorando la alineación de tu postura. También te ofrece un buen masaje a los órganos abdominales, ayudando a aliviar el estreñimiento.

Trikonasana o el triángulo

Esta postura de yoga implica un movimiento de flexión lateral, extendiendo y contrayendo de forma que relaja los músculos de la espalda más importantes. Esto hace que tu columna sea más flexible.

Relajación final

Aquí puedes hacer una relajación como la del principio de la clase. Puedes experimentar tres niveles: la relajación física , relajación mental y la relajación espiritual.

Te recomiendo que intentes no dormirte durante esta relajación. Concéntrate en la respiración, o medita, o repasa cada músculo de tu cuerpo y ve relajándolo.

Preguntas y respuestas habituales

¿Cuántas veces a la semana debo practicar?

Debes comenzar con una práctica regular, para que tu cuerpo aprenda a moverse de una manera nueva. Para que esto suceda, es útil para practicar al menos 3 veces por semana.

¿Qué debo comer antes de ir a clase?

Como norma general es recomendable que no vayas a una clase acabado de comer, ni con el estómago muy lleno. Deja pasar 2 o 3 horas después de haber comido. Bebe agua antes de comenzar.

¿Cuántas clases para principiantes debes tomar antes de ir una clase de todos los niveles?

Por lo general unas 8 o 10 clases antes de ir a una clase de otro nivel. Aunque si tienes siempre en mente que harás lo que tu cuerpo pueda hacer, manteniendo tu mente alerta a la práctica y descansando cuando lo necesites, puedes ir en cualquier momento.

¿Debo usar accesorios? y si es así, ¿cuáles?

El uso de bloques, cuerdas y mantas, además de mejorar la práctica para ciertos ejercicios, puede resultarte muy útil si eres principiante.

Estos accesorios son muy útiles para determinados ejercicios, y es independiente de la experiencia del que los usa. La esterilla es también un elemento fundamental en la práctica del yoga.

Si quiero bajar de peso, ¿debo hacer algún ejercicio además de yoga?

Si has comenzado a hacer yoga como un plan general de bienestar y con el objetivo de bajar de peso, ten en cuenta que debe ir acompañado de  una alimentación saludable.

El yoga te permitirá eliminar toxinas y líquidos, optimizar el funcionamiento del sistema digestivo, aumentar la energía muscular, etc. Además, con una práctica constante sentirás también otros muchos beneficios del yoga, como la mejora de tu autoestima y de tu confianza, y mejorarás la calidad de tu sueño.

Practicar yoga para bajar de peso es una buena opción, ya que trabajarás en todos los aspectos de la obesidad: mental, físico y emocional.

Yoga para perder peso

No importa cuántos sean los kilos que te sobran. La práctica de yoga funciona perfectamente para los obesos, tanto como funciona para una persona de 80 ó más años, o si se trata de un adolescente.

Con la práctica del yoga vas a liberar al cuerpo esbelto que todos llevamos dentro y que sólo está esperando una oportunidad para volver a mostrarse en toda su belleza.

Si nunca tuviste un cuerpo atlético y esbelto no te preocupes, también verás los beneficios del yoga en tu cuerpo, ayudando a adelgazar, a moldearlo y tonificarlo.

Todo el campo de la pérdida de peso es muy complejo, y hay que tener en cuenta varias cosas como la influencia de factores genéticos, estilo de vida, fuerza de voluntad individual, la adicción a la comida, etc.

El Hatha Yoga tiene el potencial de ser transformador y si le dedicas tiempo puede regalarte una de las experiencias más gratificantes en tu objetivo de perder peso.

Los beneficios físicos más obvios de la práctica del yoga son el aflojamiento de los músculos que han sido apretados por la inactividad, la tensión y el estrés.

La práctica de las asanas de yoga también aumenta el rango de movimiento de las articulaciones, mejora la flexibilidad, y puede ayudar a corregir problemas posturales que pueden haber sido causados por la ganancia de peso.

Otro beneficio de la práctica del yoga, es que mejora la digestión y por lo tanto eliminas el estreñimiento, la retención de líquidos e hinchazón. Además, mejoras la circulación sanguínea a los principales las glándulas endocrinas (como la tiroides y el páncreas) que controlan tu apetito, tus estados de ánimo y los patrones de sueño.

Recursos y lecturas recomendadas

Aunque lo idóneo para un principiante es poder asistir a un centro especializado y recibir clases de un instructor calificado, si no es posible, también un libro puede ser de una gran ayuda.

Libro Claves del Yoga

Libro La biblia del Yoga

Enlaces

Salud y Yoga

Definiciones de Yoga

Deja un comentario